Las llamas se presentan

noi lama

 

El taller de las Llamas es una asociación cultural que nació con el fin de llevar la metamedicina al corazón de cuantas más personas fuera posible, para ayudar a despertar las conciencias y guiar a aquellos que decidan emprender este recorrido evolutivo, y que logren mayor percatación y conocimiento de sus vidas, dejando ir, de este modo, rabia, sufrimientos, sentimientos negativos, enfermedades.

El término “llama” en tibetano significa “Ser con calidades extraordinarias”, monje con un alto nivel de realización espiritual.

Pero el termino llama se refiere también al animal, un grade camelo sudamericano que vive en altitudes muy elevadas y, como se puede imaginar, cuanto más se sube más se acerca a Dios. La llama animal, además, representa, desde un punto de vista simbólico, la abundancia, pero también la fuerza y la afectuosidad. Son animales muy dóciles y sin embargo con fuerza y tenacidad para defenderse.

Cuando se sueña con ellos, puede que se está tratando de tomar una decisión final que implique fuerza, confianza y resistencia.

Además, hemos realizado este logo para subrayar la contraposición masculina y femenina: dos partes de nosotros que, si en equilibrio, son tan diferentes como necesarias para alcanzar la armonía y la paz internas.

Por eso la El taller de las llamas: el taller donde los seres con calidades extraordinarias que tienden a Dios, al amor universal en toda su belleza, recorren su camino evolutivo con fuerza y confianza… ¡vosotros, nosotros!

La Metamedicina no pretende sustituir el tratamiento de un médico, un terapeuta o un psiquiatra. Puede, sin embargo, resultar muy eficaz como sostén e integración de un camino evolutivo personal. Apunta más bien a una introspección de la persona que realiza una consulta, y favorece así una mejor colaboración entre un paciente y su médico. El consultor en Metamedicina no hace diagnóstico, no prescribe medicamentos, y no sustituye de ninguna manera el cuerpo médico; con las herramientas de la Metamedicina, guía a la persona a tomar conciencia de la causa de los desequilibrios emocionales, físicos y mentales que lo dominan; lo acompaña a liberarse de ella y a recobrar así su propia armonía.