Ego Mental

Seminario experiencial de Metamedicina

Como seres vivos, tan pronto como venimos a este mundo, además de un cuerpo, también se nos da una buena estructura mental.

Pero como seres humanos, esta estructura es más poderosa que otros animales que viven con nosotros en este planeta.

Lo mental es nuestro sistema racional y lógico, nuestro hemisferio derecho.

Mientras el mental se encargue de conducir el automóvil, trabajar, usar la computadora, construir edificios y cualquier otra actividad material, las cosas van en la dirección correcta.

Pero el problema es cuando lo mental se convierte en Ego y comienza a tratar con una esfera que no le pertenece, la de los sentimientos y las emociones. ¿Conoces esa pequeña voz molesta que constantemente nos habla al oído? Ay! Ese es el ego.

Y cuando él comienza a hablar y sin saberlo seguimos escuchándolo, ya no estamos "despiertos" para ver claramente las situaciones en las que nos encontramos, y al vivir de esta manera, magnificamos los eventos convirtiéndonos en víctimas de las circunstancias, por lo tanto, víctimas de nosotros mismos.

Todo esto nos lleva al sufrimiento total.

Porque cuando estamos a merced del ego, ya no estamos en comunicación con nosotros mismos.

En este seminario aprendemos a reconocer cuándo estamos siendo guiados por el ego y ya no somos nosotros para dirigir nuestras vidas.

seminario metamedicina mentaleego

 

Duración: 2 días
Sábado y Domingo

Número de participantes: rango de 15 participantes

Lugar:

Costo: 270€

Cursos de Metamedicina

La Metamedicina no pretende sustituir el tratamiento de un médico, un terapeuta o un psiquiatra. Puede, sin embargo, resultar muy eficaz como sostén e integración de un camino evolutivo personal. Apunta más bien a una introspección de la persona que realiza una consulta, y favorece así una mejor colaboración entre un paciente y su médico. El consultor en Metamedicina no hace diagnóstico, no prescribe medicamentos, y no sustituye de ninguna manera el cuerpo médico; con las herramientas de la Metamedicina, guía a la persona a tomar conciencia de la causa de los desequilibrios emocionales, físicos y mentales que lo dominan; lo acompaña a liberarse de ella y a recobrar así su propia armonía.